Cargando
Por favor, espere...

7 aspectos a tener en cuenta para ser una persona resiliente

10 diciembre, 2019
Qué es la resiliencia
En este artículo planteo cómo trabajar diferentes aspectos que nos ayuden a ser personas más resilientes.  A  todos nos sobrecogen momentos difíciles en los que los sentimientos negativos se hacen con el control de nuestro ánimo. Sin embargo, no todos los enfrentamos de la misma manera ya que depende de lo resilientes que seamos.

Qué es la resiliencia: definición

Se habla mucho de resiliencia en muchos y variados contextos, pero poco se habla sobre cómo se consigue. Según la Real Academia de la Lengua Española: Resiliencia es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

Y así sobre papel, o dicho en medio de un discurso o una conversación más casual, pues parece que todos tenemos claro qué es la resiliencia.

Pero antes, tendremos que tener claro qué es para cada uno de nosotros un agente perturbador o un estado o situación adversos. Porque las mismas situaciones que vivamos, no serán para todos etiquetadas ni de igual forma, ni de igual grado.

Así que ante todo, tendrás que identificar en un “plan de riesgos” individual qué supone para ti una situación adversa. Te ayudará echar la vista atrás y bucear entre las ya vividas.

Porque como todo, para poder hablar de resiliencia debes haber experimentado previamente una situación adversa, y después de haber experimentado esa situación tienes que haber lidiado con la capacidad de adaptación posterior, y por supuesto, haberlo conseguido. ¿No te parece?

Y de esto último y de las herramientas necesarias para ser una persona resiliente, poco se habla.

También te puede interesar: 10 hábitos para reducir la ansiedad

Los 7 aspectos a tener en cuenta para ser una persona resiliente 

 

  1. Es fundamental ejercer un liderazgo firme con uno mismo y plantear desde el minuto cero una visión que te lleve no solo a recuperar tu “forma anterior” sino a reinventar tu propia vida. ¿Cuáles son tus valores? ¿Qué haces en relación a los mismos? ¿Qué habilidades tienes? ¿Cómo las potencias? ¿Qué desventajas o necesidades tienes? ¿Cómo las resuelves? ¿Qué quieres conseguir en tu vida? ¿Qué pasos estás dando para lograr ese objetivo?

 

  1. Una escucha activa en nuestro interior es fundamental para escoger con qué personas queremos pasar al tiempo, así como decidir en qué momentos necesitamos la soledad.

 

  1. En el proceso que nos llevará a experimentar la resiliencia en estado puro, se deviene fundamental acercarnos a todo aquello con lo que sintamos resonancia. Somos pura energía y no todos los entornos serán favorables para recuperarnos.Qué es la resiliencia
  1. Por otro lado, el aprendizaje es fundamental ya que no podemos partir de una visión errónea que nos lleve al estado inicial, porque todo ha cambiado. Observamos la vida desde otra perspectiva. ¿Cómo entonces vamos a reconocer la forma que adoptábamos anteriormente aunque pudiéramos lograrlo? Y recuerda que no puede haber aprendizaje si tu no quieres aprender.

 

  1. Sin embargo, sí podemos visualizar un nuevo YO que acumule ese aprendizaje y se integre con el SER y sus 4 dimensiones: física, mental, emocional y espiritual. Y hablo de empezar por un nuevo Yo porque considero que en occidente es más fácil ver el producto y sus cualidades antes que integrarlo en un sistema infinitamente conectado con poder ilimitado como lo es el SER. ¿Qué te parece si empiezas alimentando tu bienestar físico, cultivando tu mente con textos, arte, cultura, historia…?Qué es la resiliencia
  1. Por supuesto, en ese aprendizaje que comentaba en un inicio, es fundamental aplicar la inteligencia emocional estrechamente ligada con la parte emocional del SER. ¿Qué ha hecho que me sintiera de esta forma? ¿Qué obtengo si me enfrento a esta situación de esta emoción? ¿Y si lo hago desde otra? ¿Cuándo he detectado que estoy viviendo una situación adversa? ¿Qué síntomas psicofisiológicos he experimentado para darme cuenta?

 

  1. Entendamos la espiritualidad como un todo, no caigamos en etiquetarla con alguna de las religiones existentes. Si alcanzamos este nivel de conciencia, tal vez nos podamos preguntar y todavía mejor contestar: ¿Qué aprendizaje extraigo de esta situación que me ha perturbado? ¿Qué tengo pendiente resolver en mi vida para que algo así me siga agitando? ¿Quién soy? ¿Para qué he venido? ¿Cuál quiero que sea mi legado?

 

Cuando empezamos a tener todas las respuestas, llega el universo y nos cambia todas las preguntas.

Baila disfrutando de la incomodidad del momento y sé feliz.

  • Deja un comentario

Aprende, comparte y crece a un solo clic

coach

Puedes acceder a todos mis servicios de coach, formador, consultor, mentor y profesor de yoga de manera online y desde casa.

Contacta