Roberto Regal

Empresas sin armarios: lugares seguros para el colectivo LGTBIQ+

Empresas y entidades, cada vez más conscientes y comprometidas con la igualdad y la libertad.

A lo largo de nuestra vida pasamos la mayoría del tiempo trabajando en organizaciones más o menos conscientes. Una empresa es un sistema interconectado. Por lo tanto, lo que haga, sienta o experimente cualquiera de las personas individuales que la conforman, terminará influyendo en los actos, pensamientos y emociones de los demás.

Dentro del equipo de trabajo, encontramos personas de todo tipo. Cada una lleva a cuestas sus particulares guiones de vida y mochilas cargadas de experiencias y sentimientos que se han ido labrando, año tras año, desde el día que nacieron, e incluso antes.

Tomar conciencia sobre la diversidad, la historia y las dificultades a las que se enfrenta cada comunidad, nos hace iguales. 

Cambiar las cosas desde dentro

El colectivo LGBTIQ+ sufre y ha sufrido mucho. Vivimos una amarga primavera en la que grandes innovaciones y políticas inclusivas en el ámbito social, grandes avances en pro de la igualdad y la visibilidad dentro de las empresas y entidades que nos rodean chocan con escalofriantes datos por el aumento de agresiones de todo tipo hacia nuestro colectivo.

Esta semana, enmarcada dentro del mes del orgullo, he descubierto que hay más luz que sombras y que el nivel de conciencia que nos rodea, aunque en ocasiones pensemos que no está vibrando en la misma sintonía, trae y traerá cosas muy buenas.

He tenido el privilegio de participar como ponente en una charla organizada dentro del amplio programa de actividades que diseña a lo largo del año bp España para la comunidad LGBTIQ+ en sus centros de trabajo.

En esta intervención, hemos hablado de orgullo, de armarios, de bienestar, de inteligencia emocional y de productividad. Os puedo asegurar que como emprendedor, nunca imaginé que en una refinería pudiera encontrar tanta empatía, nivel de escucha y ganas de mejorar el presente y el futuro. Como veis, los prejuicios nos afectan a todos y a todas.

bp sale del armario, energética y socialmente. Desde la más pura humildad y honestidad, está dispuesta a cambiar el mundo y sé que juntos lo podemos conseguir.

Otro de los actos que he tenido el enorme placer de organizar esta semana es una mesa de trabajo titulada “¿Queer o no Queer? Esa no es la cuestión” En esta mesa, 14 entidades públicas y privadas hemos compartido con el máximo respeto las nuevas políticas, acciones y actividades que estamos llevando a cabo para la comunidad LGBTIQ+

Este acto se enmarca dentro de la primera edición del PEPA’S PRIDE, un evento homenaje a una gran persona: Pep Aguilar, conocido como Pepa Wells, el primer transformista de Castellón. Gracias por darnos tanto en los momentos más difíciles, te debemos nuestra libertad (DEP).

Bienestar colectivo

Entidades y empresas somos conscientes de la importancia del bienestar para las personas que trabajan en nuestras estructuras. Y tenemos muy claro, que esto no va de una foto, una bandera o un término concreto, va mucho más allá. Esto va, como siempre, de arremangarse, escuchar y co-crear. Y de tener claro que todo es posible, sabiendo que cualquier cambio empieza por uno mismo.

Seas como seas, ames a quien ames, vistas como vistas, hables como hables, sé feliz, sé libre y sé capaz de, si ves que hay algo que puedas cambiar, dar el primer paso porque el resto te seguirán.

Como sabéis, para mi el bienestar es una piedra angular en el éxito en la vida. Estoy feliz de ver como tenemos el poder de sentir la paz, de dormir tranquilos.

Namaste

En el coloquio participaron Celia Pallarés Barres (Cuatroochenta); Estela Bernad Monferrer (Ad Comunica); José Luis López Ibáñez (Ajuntament de Castelló); Cristina Vargas y Ana Belén Fernández (bp Castellón); Rafa Molina (Casda); Jordi Pilar (Castelló LGTBI); Raquel Gómez (CCOO); Patricia Puerta Barberá, (Diputació de Castelló) Niurka Gibaja Yábar (FELGBTI+); Isaac Sempere Doménech (OZ); Marc Granell, (Respira Comunicación); Toño Abad (UGT); Fernando Vicente Pachés (UJI) y Maite Navarrete (Urbànima).

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.